Escenarios Nacionales

Click Here

Suscribite a nuestro newsletter

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Daniela Lozano: “´Estás ahí?´ trata sobre el amor, los desencuentros, la toxicidad que se instala y no sabemos por qué, si amamos al otro”

Charlamos con la directora de la obra de Javier Daulte, con funciones los domingos a las 20:30hs en Teatro El Grito (Costa Rica 5459).

Charlamos con la directora de la obra de Javier Daulte, con funciones los domingos a las 20:30hs en Teatro El Grito (Costa Rica 5459).

– ¿Cómo nacen las ganas de hacer este texto de Javier Daulte?
– En la era pandémica estaba cursando un Taller de Dirección con Mariano Stolkiner. Era un momento en que nadie hacía nada. En El Extranjero nos juntábamos unas cinco personas con Mariano y Maga Huberman, asistente de Mariano entonces. Era muy lindo sostener este espacio cuando todo estaba cerrado. Mariano propuso diferentes obras. Yo tenía una en la cabeza que no era ninguna de las que Mariano propuso. Quería hacer una obra que había escrito para un Concurso del Teatro San Martín. Mariano me insistió en la importancia de un espacio de Taller donde uno se permite probar, jugar, investigar y no está ansioso por obtener ya un resultado. Esa idea para mí es un poco difícil. Elegí “Estás ahí?” de Javier Daulte, obra que había visto en el 2003 en el Teatro Cervantes con Gloria Carrá y Héctor Díaz y me había parecido muy potente. Así arrancamos los ensayos con Alejandro Ini, a quien no conocía, y Emilse Díaz, amiga y compañera de años. La puesta era algo lejano para todos pero desde que convoqué a los chicos supe que estrenaríamos, más allá de la importancia de un espacio de aprendizaje que no persigue una concreción laboral. Soy Virgo ascendente en Virgo. La iba a realizar. Es importante señalar que ninguno de los trabajos de ese taller terminó estrenándose en una sala, no era la condición del Taller, fue un deseo mío muy claro.

– ¿De qué trata la obra? ¿qué te sedujo de la temática?
– La obra trata sobre el amor, los desencuentros, la toxicidad que se instala y no sabemos por qué, si amamos al otro. ¿Cómo nos enseñaron a amar? ¿Qué nos dijeron o nos transmitieron que es amar? La obra habla de la muerte, muerte real y muerte metafórica en las relaciones.

Cuando empecé a ensayar la obra mi mamá acababa de morir. Me encontré permanentemente con la muerte, qué le pasa al que se queda, qué le pasa al que parte, cómo sigue estando entre nosotros esa persona que partió. Los diferentes modos de estar y no estar en un vínculo que a veces tienen que ver con la presencia física claramente y otras veces no, los modos de estar y acompañar, la necesidad de soltar y despegar para seguir adelante, el desapego y el adiós como una forma de amar. Elegí este texto porque me gustó y me encanta Daulte pero al ir transitando la obra me dio un montón de data que sincrónicamente tenía que ver con situaciones que me estaban atravesando.

El personaje masculino, Fran, tiene además un vínculo muy fuerte con su madre, habla mucho con ella por teléfono, esto no fue lo primero que al leer la obra apareció pero es muy importante. En las funciones se escuchan risas que tienen que ver con cómo se identifican los espectadores en esta relación  madre/ hijo. El dibujo animado de la madre es mi mamá, María Haydée Baeza, así que esta obra además de un montón de cosas, sin proponérmelo terminó siendo un gran homenaje. Creo que por eso tenemos siempre la sala llena pese a que llueva o truene.

– ¿Qué sentís que le aporta la incorporación de la música y audiovisuales de animación?
– Ale y Emi son grandes actores y la música les permite también transitar momentos, pausas silencios, sensaciones, estados con más intensidad y así también llegar al público de un modo no sólo intelectual, desde el entendimiento sino desde lo emocional de un modo directo y sin escalas. Amo la música y creo que la incorporación de ésta, si está bien llevada y no tapa a los actores (es todo un trabajo de armonización entre partes) nos transporta totalmente al universo que está sucediendo. ¡Estamos ahí!

Las audiovisuales de animación tienen que ver con la representación dentro de la representación que de algún modo como cajas chinas pone en cuestión la seriedad de lo que acontece, y también ayuda a acentuar este plano emocional. Hay muchos planos en la obra por lo cual eso que se vive como real y tremendo también es un juego, en este caso el juego del teatro pero extraponiéndolo, el juego de la vida. A veces nos olvidamos de eso y nos metemos en unos “papeles” muy serios o trágicos. La obra quiere desacralizar, sacar solemnidad para poder llegar a un lugar más interesante y no al lugar ya sabido y conocido. Los dibujos animados tienen que ver con eso, con deconstruir lo que damos por sentado y crear algo nuevo, acentúan el humor y nos obligan a preguntarnos desde otro lugar por estos temas vinculados con el amor, los celos, la posesión y la muerte.

– ¿Cómo está yendo la temporada? ¿Cómo está reaccionando el público?
– La venimos rompiendo. Cada función es una fiesta y una celebración. La gente a veces ríe sin parar y a veces lloran y hay silencio de radio en la sala. Son temas muy profundos que nos tocan a todos y ante eso, igual que en la vida uno puede tomarlo con humor y reír al ver el absurdo que se esconde detrás de las situaciones o llorar.

– ¿Qué se viene para el 2023?
– Me encanta viajar y haciendo teatro es un sueño. Allí vamos. No puedo decir más por cábala jaja. Muchas gracias por esta entrevista.

Seguínos en

Podés leer también

Comentarios

Ayuda a

Escenarios Nacionales

a seguir creciendo

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí lo último del acontecer teatral federal en tu mail

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí lo último del acontecer teatral federal en tu mail

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Usamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestra pagina. Al hacer click en «aceptar», declaras estar de acuerdo con nuestra política de privacidad.