a

Suscribite a nuestro newsletter

Entrevista a Lucia Rosso – Actriz, dramaturga y directora de “Aguapé del Mississippi”

– ¿De qué trata  «Aguapé del Mississippi»?
– “Aguapé del Mississippi” es una pieza teatral para piano y voz que plasma en escena (a través del jazz, la danza y la actuación) un cuerpo que se entrega intensamente a la experiencia lúdica de ser transformado, deformado, movilizado, arrastrado, fusionado, tocado, erotizado, temido y abandonado por el amor.
Con matices de la década del ’50, tanto en la estética como en la música, la narrativa de la obra reposa en una joven mujer y una relación amorosa, que como una marea, la atravesó y le hizo vivir sensaciones que no volverá a sentir jamás.
El personaje todavía tiene reminiscencias de las experiencias vividas que se hacen eco en su cuerpo y en sus palabras. El cuerpo en escena los encarna, los exuda, y se niega a vivir sin intensidades

– ¿Cómo nacen las ganas de escribir una historia así?
– Hace un tiempo comencé a leer “Las palmeras salvajes” de William Faulkner y me llamó la atención su reflexión acerca del amor. Acerca de un tipo de amor. Un amor de gran intensidad que es destrozado por la cotidianidad. Entonces yo estaba en pareja y nacieron muchas preguntas luego de leer esa novela, la cual considero como el puntapié inicial la obra: “¿Cuánto dura el amor?”, “¿Hay que sostenerlo por el deber social?” “¿Puede existir un amor de gran intensidad manteniendo la individualidad?”, “¿Cómo modifica ese deber a la mujer actualmente?”.
Tenía la necesidad de expresar, a través de la actuación, el canto y la danza, ciertas cosas en relación a lo vivido y me doy cuenta que la obra interpela a muchas personas porque reflexiona sensiblemente acerca de los vínculos humanos y sus devenires.  


– ¿Cómo se ensambla la música en la historia?
– El repertorio musical y la música original compuesta por Lucas Herrera interviene en la obra desde un lugar instintivo y no intelectual. La música recorre todo el espectáculo y lleva al espectador a sentir diferentes emociones. Por momentos construye mundos ficcionales lúdicos, por momentos el foco esta puesto en la repetición del sonido para generar un ambiente denso y opresivo, por momentos modifica al cuerpo de la actriz. Pienso a la música compuesta e interpretada por el pianista Lucas Herrera como elemento modificador constante de la escena.

– ¿Cómo fueron tus comienzos? ¿Quiénes fueron tus maestros?
– Comencé mi carrera profesional en teatro a los veinte años cuando participé de “Marat-Sade” en el Teatro San Martín de la Ciudad de Buenos Aires, y en “Maratón” en el Teatro Nacional Cervantes. Ambas obras dirigidas por Villanueva Cosse. Luego trabajé con Ricardo Bartis en “La máquina idiota” durante 4 años.
Considero a Cristina Banegas, quien supervisa “Aguapé del Mississippi”, mi maestra. A los 18 años comencé a estudiar en “El excéntrico de la 18” y creo que sus clases me dieron fundamentos indispensables para mi carrera.

– ¿Cómo ves la escena off en Buenos Aires?
– El teatro en Buenos Aires es interminable, variado y de una calidad extraordinaria. Voy a hablar desde mi lugar de actriz porque es desde ahí que me relaciono cuando soy espectadora. No me canso de ver a los tremendos actores y actrices que hay en la escena off, es hermoso verlos poner el cuerpo en escena. Y en estos tiempos donde la velocidad y el poco contacto con el otro está tomando una relevancia abismal se agradece mucho esa entrega.  

Ficha Técnica:
Actriz: Lucía Rosso.
Música: Lucas Herrera.
Dramaturgia: Lucía Rosso.
Dirección: Lucía Rosso.

Podés leer también

Comentarios

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí todo sobre el acontecer teatral en tu mail.

Usamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestra pagina. Al hacer click en «aceptar», aceptás nuestra política de privacidad.