a

Suscribite a nuestro newsletter

Evocaciones de Alejandro Tantanian sobre una vida, la suya, en torno al Cervantes

El artista, director del Teatro Nacional Cervantes entre 2017 y 2020, repasa la intensa relación que lo unió a esa sala como espectador, como actor y como funcionario.

El artista, director del Teatro Nacional Cervantes entre 2017 y 2020, repasa la intensa relación que lo unió a esa sala como espectador, como actor y como funcionario.

“El Cervantes fue durante mi adolescencia el espacio donde me acerqué por primera vez a los clásicos en aquellos años en que el teatro era dirigido por Rodolfo Graziano: ‘Edipo Rey’, ‘Hamlet’, ‘Pigmalión’, ‘La importancia de llamarse Ernesto’, ‘El sombrero de paja de Italia’, diversas facetas de una misma manera de mirar el teatro. Y allí estaban también Walter Santa Ana y Perla Santalla y Leonor Manso y Rodolfo Bebán y tantos otros, encarnando esos fantasmas fascinantes”, señala Tantanian a Télam.

En la evocación de ese lazo, subraya que, “un poco más tarde, la compañía TSE dirigida por Alfredo Arias con aquel ‘Marivaux (El juego del amor y del azar)’ y con una deslumbrante, como siempre, Marilú Marini hizo que el planeta de los simios vaya al teatro: felicidad plena. Otro teatro era posible».

“Luego, en 1988, siendo un ‘artista cachorro’ recuerdo con fascinación dos montajes: ‘Saverio el cruel’, de Roberto Arlt, dirigido por el inmenso Roberto Villanueva con Lorenzo Quinteros y Susana Lanteri; y aquel ‘Fausto’, de Goethe, en versión de Diego Guebel y que dirigió Augusto Fernandes con las actuaciones de Lito Cruz, Carlos Moreno, Mirta Busnelli, entre otros: una nueva manera de entender la dirección: una epifanía ese espectáculo que aún sigue vivo en mi memoria”, abunda.

En esa recorrida personal, cuenta que “llegó el turno de trabajar como actor: primero fui Calibán en ‘Búfalos’ (1994) la adaptación lisérgica y política de ‘La tempestad’, de William Shakespeare, escrita y dirigida por el enorme Claudio Nadie; y en 1996, como miembro de El periférico de objetos, fui uno de los intérpretes de ‘Circonegro’, suerte de carrousel fantasmático sobre las maneras de escenificar la muerte: muñecos y actores disputándose la representación de la muerte”.

Sobre su rol en la dirección general y artística del Cervantes junto a Oria Puppo y Andrés Gallina y la colaboración de Ariel Farace, Carlos Gamerro, Gabriela Massuh y Rubén Szuchmacher, entre más, destaca «una producción artística experimental, de una radicalidad visual distintiva, que abrió las puertas a muchos jóvenes artistas y a nuevos espectadores que acompañaron masivamente”.

Podés leer también

Comentarios

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí todo sobre el acontecer teatral en tu mail.

Usamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestra pagina. Al hacer click en «aceptar», aceptás nuestra política de privacidad.