Click Here

Suscribite a nuestro newsletter

“La Salamandra Pluricultural” de Viedma, Río Negro, busca financiamiento para un piso para su sala de baile

Con casi 20 años de trabajo, el espacio lanzó una colecta nacional, con donaciones a voluntad.

Con más de 20 años de trabajo, el espacio lanzó una colecta nacional, con donaciones a voluntad.

“Un nuevo piso para que La Salamandra pueda bailar” es el lema de la campaña que está realizando el espacio rionegrino por la plataforma Mercado Pago.  Quienes puedan colaborar, el CVU es: la.salamandra.mp

“La Salamandra nace como una necesidad de un espacio cultural independiente. Un grupo se acerca al barrio Ferroviario y deciden abrir la sala de máquinas, que estaba abandonada. Ingresan al lugar y empiezan a restaurarlo, en ese momento para tener un lugar para pintar, bailar o juntarse, un espacio anárquico. A partir del 2000 empiezan los primeros artistas a llegar, que en ese momento era un espacio abandonado y cerrado. Todo un sueño por delante. Así nace, con una necesidad de soñar, crear y hacer”, contó Carola Martín, artista plástica, miembro del Espacio.

En estos 20 años de trabajo, “La Salamandra Pluricultural” ha tenido un fuerte vínculo con la comunidad, en pos del arte. En su lugar, además de los constantes múltiples talleres, se realizan encuentros barriales, siempre abierto a quien lo necesite.

“En la actualidad, el espacio se encuentra cerrado por la situación pandémica del Covid, pero siempre estamos buscando una vueltita más. Y lo que estamos buscando urgente es el piso de baile, funcional, que nos permitiría abrirla en breve, aunque sea, para esos artistas que quieran venir a ensayar, tango, zumba, aunque sean poquitos. Porque con el piso que tenemos, nos la han venido a pedir, y no hemos podido. Teníamos uno que lo poníamos y lo sacábamos, pero se rompió, y no lo pudimos usar más. El sueño ahora es poner uno fijo, multifuncional, para todo tipo de danza, que nos podría abrir, a la brevedad, por lo menos a poquitas actividades”, contó Martín sobre la búsqueda del financiamiento.

La artista, además, nos comentó sobre las dificultades que están atravesando en estos meses de pandemia. “Fue complicado, porque cuando se arman los eventos grandes como las milongas o las peñas, la sala tiene bufet y se vende comida que se hacen acá en el horno de barro, y cervezas artesanales de la Comarca, y ese dinero que se juntaba era para los gastos del lugar. Así que fue arremeter con todo solitos. El año pasado pudimos mantener la sala abierta y dar ayuda a unos viajantes que venían en combi, y como el predio es muy grande los pudimos alojar acá, donde pudimos compartir cuatro meses de cuarentena y nos pusimos a hacer el parque con la plantación de frutales. La idea es que ahora cuando empiecen a dar, empecemos a vender dulces, para poder seguir juntando fondos”.

Durante el verano, “La Salamandra Pluricultural” pudo retomar alguna de las actividades con protocolo, pero la actual situación epidemiológica en la ciudad de Viedma les impidió continuar. “No hay que perder las esperanzas que se puede con el piso, y podemos llegar a caminar. Igual venimos caminando, despacito, seguimos siempre para adelante”, comentó esperanzada Martín. 


Para más información la fan page de “La Salamandra Pluricultural” es La Salamandra Pluricultural | Facebook

Podés leer también

Comentarios

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí todo sobre el acontecer teatral en tu mail.

Usamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestra pagina. Al hacer click en «aceptar», aceptás nuestra política de privacidad.