a

Suscribite a nuestro newsletter

Rompiente

Ruda (Silvia Aguado) está de
viaje. Lleva a cuestas una enorme mochila, cargada de objetos que ha ido
juntando a modo de “memoria ambulante” a lo largo de su vida. Así, pesada y
cansada, llega a una playa. Bamboleante por el bártulo gigantesco de sus
pertenencias detiene su marcha. El peso de su equipaje la obliga a tener que
decidir qué dejar y qué retener para seguir su camino.  
Así, al lado del mar, y con un
faro de testigo, descubrirá que algo importante le falta entre sus cosas más
preciadas. Un objeto parte fundamental de un juego, que es, a su vez, una
fuente inagotable de registros de viejos recuerdos.   
Con todo ello Silvia Aguado
despliega un trabajo corporal maravilloso. Entre la gracia, la melancolía y la
ternura, no hacen falta muchas palabras para que se crea el clima perfecto para
este viaje. Y que su protagonista se nos vuelva entrañable.
Formada en clown y teatro con los
mejores maestros del país, también incursionó en técnicas de
canto, acrobacia y danza. Talento que demuestra en el escenario sola, aunque
por momentos esos objetos significativos para ella parezcan tomar vida y convertirse
en sus compañeros.
Así la sonrisa se hace cómplice y
sus pequeños gestos y actos invitan a compartir su viaje, sus recuerdos. Recordar,
del latín re-cordis: volver a pasar por el corazón.

 

Ficha técnica:
Actriz: Silvia Aguado.
Guión: Silvia Aguado, Agustín
Flores Muñoz, Lila Monti.
Dirección: Agustín Flores Muñoz.

Podés leer también

Comentarios

Suscribite a nuestro newsletter

Recibí todo sobre el acontecer teatral en tu mail.

Usamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestra pagina. Al hacer click en «aceptar», aceptás nuestra política de privacidad.